¿Qué es el Trastorno de Ansiedad Generalizada?

¡Empieza a sentirte mejor hoy!

Conéctate con tu terapeuta hoy y toma el control de tu vida como nuestros 500,000 clientes felices.

¿Qué es el Trastorno de Ansiedad Generalizada?

El trastorno de ansiedad generalizada es un trastorno psiquiátrico en el que una persona está constantemente preocupada y ansiosa en muchas áreas diferentes, como la salud, la situación financiera, la familia y la vida laboral, hasta un nivel que afecta la vida diaria1. Las personas que sufren de ansiedad a menudo se sienten ansiosas y les puede resultar difícil recordar la última vez que se sintieron relajadas. Si respondes afirmativamente a las siguientes preguntas, es probable que sufras de ansiedad extrema:

  • ¿Alguna vez te quedas despierto por la noche pensando?
  • ¿Te preocupas todo el tiempo sin motivo aparente?
  • ¿También te preocupas por la vida de amigos, parejas, padres u otras personas?
  • ¿Muestras comportamientos como sacudir constantemente las piernas o los pies, morderte las uñas, etc. porque no puedes relajarte?

Es normal sentirse ansioso o preocupado, y en determinados momentos esta ansiedad puede aumentar en distintos ámbitos de la vida, pero en el Trastorno de Ansiedad Generalizada hay una preocupación constante por diferentes temas que no desaparece.

Síntomas del Trastorno de Ansiedad Generalizada

Cada individuo puede experimentar los síntomas de manera diferente, pero los síntomas más comunes de ansiedad incluyen:2

  • Preocupación constante desproporcionada con respecto a lo que realmente está sucediendo
  • Pensar en planes y soluciones para todos los peores escenarios posibles
  • Interpretar situaciones o eventos no amenazantes como amenazantes
  • Poca tolerancia a la incertidumbre y dificultad para afrontar la incertidumbre
  • Indecisión y miedo a tomar la decisión equivocada
  • Incapacidad para relajarse, sensación de inquietud, nerviosismo
  • Problemas para conciliar y mantener el sueño
  • Dificultad para concentrarse y sensación de incapacidad para concentrarse en nada
  • Síntomas físicos

Síntomas Físicos de la Ansiedad

Entre los síntomas físicos provocados por la ansiedad destacan los siguientes:

  • Fatiga
  • Tensión/inquietud
  • Sudoración
  • Dolor muscular
  • Temblores
  • Dolores de cabeza
  • Dificultad para respirar
  • Náuseas y problemas digestivos

Una de las preguntas más importantes que naturalmente le viene a la mente a una persona ansiosa que experimenta todos estos síntomas psicológicos y físicos es qué sucederá si no se trata el trastorno de ansiedad generalizada. Exploremos esto juntos.

¿Qué Sucede si no se Trata el Trastorno de Ansiedad Generalizada?

Aunque es normal sentirse ansioso de vez en cuando, si el trastorno de ansiedad generalizada no se trata, sus síntomas pueden interferir con la vida diaria y aumentar sus niveles de estrés1. Aunque las personas con niveles bajos de ansiedad pueden seguir con su vida diaria como de costumbre, los niveles de ansiedad moderados a altos pueden tener muchos efectos negativos, al igual que no buscar apoyo.

Las actividades cotidianas se vuelven más difíciles

Las personas con trastorno de ansiedad generalizada tienen dificultades para controlar sus preocupaciones. Saben que su ansiedad es demasiado intensa en comparación con la situación misma y con lo que realmente podría suceder, pero no saben cómo salir del ciclo. A veces, solo pensar en completar un día puede aumentar los niveles de ansiedad3.

Por ejemplo, las personas con niveles normales de ansiedad pueden realizar fácilmente una acción ordinaria como "ir al supermercado". Sin embargo, cuando se trata del Trastorno de Ansiedad Generalizada, esta acción cotidiana puede venir acompañada de muchas preocupaciones. La ansiedad intensa puede hacer que una persona tenga dificultades con sus pensamientos incluso antes de salir de casa.

Baja tolerancia a la incertidumbre y dificultad de adaptación

El estado de incertidumbre puede aumentar los niveles de ansiedad en las personas con trastorno de ansiedad generalizada, pero el cambio y la incertidumbre son inevitables. Uno de los lugares donde la incertidumbre es más común es el trabajo, y esto puede dificultar que las personas con Trastorno de Ansiedad Generalizada se adapten a los cambios y novedades en el lugar de trabajo.

Por ejemplo, si la empresa está pasando por un cambio importante, la persona con trastorno de ansiedad generalizada puede preocuparse: "¿Me van a despedir?" incluso si no hay señales de ello. La persona puede tardar más en adaptarse a las nuevas circunstancias que sus compañeros de trabajo, y su rendimiento puede verse afectado negativamente.

una mujer con ansiedad generalizada que experimenta ataques de pánico

Restricción del desarrollo

Uno de los indicadores más críticos del Trastorno de Ansiedad Generalizada es que la persona siempre piensa que las cosas saldrán de la peor manera posible. Alguien con altos niveles de ansiedad puede tener dificultades para actuar porque está pensando en el peor de los casos.

Estas personas evitan, en la medida de lo posible, acciones demasiado arriesgadas para ellos, como viajar o cambiar de trabajo3. Las conductas evitativas pueden crear la idea errónea de que la ansiedad está bajo control, pero evitarla no es lo mismo que controlarla.

Las conductas evitativas impiden que las personas entren en entornos donde puedan desarrollarse y descubrir su potencial. El espacio seguro que uno ha creado para sí mismo puede reducirse día a día. Pensar fallaré de todos modos y esperar lo peor puede hacer que una persona abandone muchas experiencias incluso antes de comenzar.

Daños físicos

La ansiedad constante y excesiva puede provocar que nuestras hormonas del estrés se liberen continuamente, provocando problemas como enfermedades cardiovasculares y úlceras inducidas por el estrés.

Cómo superar el trastorno de ansiedad generalizada

Ver los efectos intensos y persistentes de la ansiedad puede traer a la mente las preguntas "¿Desaparecerá por completo el trastorno de ansiedad generalizada? ¿Mejorará el trastorno de ansiedad generalizada?". Aunque hay cosas que puedes hacer individualmente dependiendo del nivel de ansiedad, debes buscar apoyo profesional si el nivel de ansiedad ha llegado a un punto que afecta la vida diaria.

Terapia Cognitivo Conductual

La terapia cognitivo-conductual (TCC) tiene como objetivo cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento en personas con problemas comunes de ansiedad4. Durante las sesiones, con la guía del terapeuta, aprenderás a reconocer los pensamientos que te provocan ansiedad y a gestionarlos.

Tu terapeuta también puede guiarte sobre cómo calmarte cuando tus pensamientos ansiosos se intensifican. La aplicación de terapia online Hiwell tiene muchos terapeutas que practican TCC con quienes puede trabajar en su ansiedad. Puedes descargar la aplicación y aprender a gestionar tu ansiedad con un terapeuta experto.

Terapia de Aceptación y Compromiso

En la Terapia de Aceptación y Compromiso se desarrollan técnicas de atención plena y establecimiento de objetivos cuando se trabaja con ansiedad generalizada5. De esta forma, se pretende reducir el nivel de inquietud y ansiedad permitiendo a la persona afrontar mejor sus emociones negativas.

Como es un enfoque más nuevo que la TCC, no existe una gran cantidad de investigaciones que demuestren el impacto de la Terapia de Aceptación y Compromiso en la ansiedad generalizada. Sin embargo, el enfoque terapéutico que será eficaz para todos puede diferir. Por lo tanto, puedes probar diferentes escuelas hasta encontrar el enfoque con el que te sientas cómodo y que creas que es beneficioso para ti.

Qué se puede hacer individualmente

Puedes controlar mejor la ansiedad adoptando hábitos que te ayuden a llevar una vida saludable. Es posible que adoptar estos hábitos por sí solo no sea un sustituto de la terapia, pero cuando combinas hábitos saludables con apoyo profesional, puedes mejorar enormemente tu bienestar5.

Para afrontar mejor el Trastorno de Ansiedad Generalizada y la ansiedad, puedes leer más sobre síntomas y causas de la ansiedad. Te resultará útil saber qué es bueno y qué no es bueno para la ansiedad, los enfoques actuales y las opciones de tratamiento.

  • El alcohol, la cafeína y el consumo de sustancias son formas poco saludables de afrontar la ansiedad y te harán más daño a largo plazo. Evita estas sustancias.
  • Intenta planificar tu día, pero no cada minuto. Agrupa tus tareas según su prioridad y urgencia. La gestión y la organización del tiempo pueden ser eficaces para calmar la ansiedad.
  • Trata de ser físicamente activo e incorpora el ejercicio a tu vida diaria en la medida que no sea demasiado para ti. Consume alimentos nutritivos y lleva una dieta equilibrada.
  • Prueba el yoga y la meditación. Los ejercicios de yoga y meditación ayudan a calmarte al enseñarte a controlar la respiración, a permanecer en el momento y a mantener el equilibrio. Para ver estos resultados, debes continuar practicando regularmente durante un período de tiempo determinado.
  • Si tus pensamientos antes de dormir son demasiado intensos, consigue un diario de sueño. Cuando no puedas dormir debido a tus pensamientos, escribe lo que tienes en mente en este cuaderno. De esta manera, podrás dormir más tranquilamente. Si crees que estás mostrando síntomas del trastorno de ansiedad generalizada, puedes compartirlo con alguien de tu confianza.
  • Si tu nivel de ansiedad ha comenzado a causar problemas graves en áreas importantes de tu vida, como la escuela, el trabajo, las relaciones y la vida diaria, no tardes en buscar apoyo profesional.

Puedes realizar nuestro Test de Ansiedad gratuito para saber cuánto ansiedad tienes.

*Los artículos de nuestro sitio no brindan asesoramiento médico y tienen solo fines informativos. No se puede diagnosticar un trastorno basándose en los artículos. Un trastorno sólo puede ser diagnosticado por un psiquiatra.